¿Por qué Supermán es un super héroe tan genial?

Por supuesto que en esto de los cómics y de sus personajes, se puede aplicar fácilmente la premisa de que sobre gustos, no hay nada escrito. Entre todas las opciones posibles, cada uno tiene su súper héroe favorito, pero reconozcámoslos, hay algunos que levantan pasiones y que difícilmente puedes encontrar a alguien que te diga que no le gusta nada. Y uno de ellos es, sin duda, Supermán.

Todos conocemos a este personaje del universo DC Comics, creado por Jerry Siegel y Joe Shuster en 1933: un extraterrestre llegado del planeta Kripton siendo todavía un bebé, que se da cuenta de sus extraordinarios poderes en plena adolescencia, y que en su juventud viaja a la gran Metrópolis convertido en un super héroe bajo la apariencia del anodino y torpe periodista Clark Kent. Fuerza, velocidad, capacidad de vuelo, rayos láser ópticos… todas estas grandes capacidades sólo tienen un punto débil: la kriptonita, una piedra originaria de su destruido lugar de origen. Pero si todo esto no terminó de convencer a verdaderas legiones de lectores, aquí van unos cuantos detalles más:

  • En principio, Superman fue concebido para ser un villano calvo con poderes telepáticos que intentaba conquistar el mundo.

  • En un momento de los cómics, Superman es mordido por Drácula, pero como el héroe obtiene su poder de los rayos del sol, Drácula acaba explotando y es eliminado.

  • En  el Muay Thai, los luchadores usan algo llamado golpe “Superman”; esto implica simular una patada para que el golpe posterior sea más poderoso.

  • En un cómic de 1978, Superman se une a Muhammad Ali para golpear a un grupo de alienígenas.

  • El efecto de la kryptonita en realidad no fue una idea original de los cómics. Vino de un programa de radio cuando los productores tuvieron que encontrar una razón para explicar la ausencia del actor principal.

  • George Reeves, quien hizo a Superman en una serie de televisión en los años 50, una vez se enfrentó a un chico armado que quería “probar su invulnerabilidad” ante las armas de fuego. Lo convenció de entregar la pistola diciéndole que la bala podría herir a otras personas después de que rebotara en su pecho.

  • Aunque a muchas personas les gusta burlarse del Hombre de acero por engañar al mundo con sólo ponerse sus gafas, en los cómics éstas cambian su color de ojos, además de que el personaje cambia su tono de voz y usa ropa mucho más holgada.